La popular aplicación de videos de propiedad china quiere reforzar su oficina en Washington, mientras se apresura a vender sus operaciones estadounidenses a un comprador nacional antes de que el próximo mes entre en vigencia la prohibición presidencial de la compañía.

La ola de contrataciones se produce cuando TikTok enfrenta una presión cada vez mayor por parte de funcionarios estadounidenses que dicen que sus capacidades de localización y manejo de la información personal de los estadounidenses son un riesgo para la seguridad nacional. El presidente, Donald Trump, también busca frenar el poder de China sobre las empresas de tecnología, a medida que pone los enfrentamientos con China como uno de los temas centrales de su campaña para la reelección.

TikTok anunció múltiples puestos de “asuntos gubernamentales” el 3 de agosto, justo al tiempo que la administración Trump estaba evaluando si prohibir la aplicación o forzar al propietario chino de TikTok, ByteDance Ltd., a vender sus operaciones en Estados Unidos

La compañía está buscando cabilderos que puedan influir en Washington, creando relaciones con figuras políticas, siguiendo la legislación, abogando por posiciones que protejan a la comunidad de usuarios de TikTok, interactuando con los legisladores e identificando problemas que podrían afectar a la empresa.

“TikTok no va a ninguna parte”, dijo la compañía en un comunicado, señalando que ha triplicado el tamaño de su equipo en EE.UU. desde principios de 2020. “Estamos comprometidos con el éxito a largo plazo de nuestros empleados dedicados que trabajan todos los días para hacer de TikTok un rincón único y edificante de Internet”, según el comunicado.

TikTok se ha enfrentado a golpes constantes de Trump. Primero amenazó con cerrar TikTok si sus propietarios no vendían el negocio a una empresa estadounidense antes del 15 de septiembre. Luego, el 6 de agosto, firmó un par de órdenes ejecutivas que prohíben a los residentes de EE.UU. hacer negocios con las aplicaciones TikTok y WeChat de propiedad china, que entran en vigor en 45 días.

Microsoft Corp. ha estado en conversaciones sobre una posible compra de las operaciones de TikTok en EE.UU., Australia, Canadá y Nueva Zelanda, informó Bloomberg.

TikTok, cuyo servicio tiene más de 100 millones de usuarios estadounidenses, ya estaba aumentando su capacidad de cabildeo en Washington antes de que Trump comenzara a amenazar con prohibirla. ByteDance, con sede en Pekín, dijo que gastó US$500.000 en cabildeo federal en el segundo trimestre de 2020, rompiendo su récord anterior de US$300.000 en los primeros tres meses.

Los esfuerzos de cabildeo de TikTok en Washington comenzaron el año pasado en un intento por conseguir reuniones entre ejecutivos de la empresa y senadores de alto perfil.

La empresa de medios sociales está buscando cabilderos con “relaciones establecidas” y experiencia trabajando con el Congreso, el Gobierno y las agencias, según una oferta laboral publicada en Daybook, un sitio web que se especializa en empleo de políticas públicas.

TikTok también está contratando a un director de asuntos de Gobiernos estatales para que sea un punto de contacto para los funcionarios electos. TikTok publicó por primera vez un anuncio para esa posición en febrero y nuevamente en julio, según Daybook.

ByteDance, que se fundó en China y está constituída en las Islas Caimán, niega que TikTok recopile datos para el Gobierno chino y dice que almacena los datos de los estadounidenses en el país y Singapur, no en China.

Nota Original:TikTok Seeks More Lobbyists as Trump Ban Aims to Force U.S. Sale